Tenis y gorras costosas delatan a delincuentes Imprimir E-mail
Escrito por MIGUEL ÁNGEL ARROYO   
Miércoles, 28 de Junio de 2017 11:36

Un 80 por ciento de los jóvenes que delinquen en Santiago lo hacen para comprar tenis y ropa de marcas, consumir drogas narcóticas y alcohol, según estadísticas de la Policía Nacional.

La Policía dijo que sus agentes que patrullan las calles prestan mayor atención a las personas que ocupan motocicletas en uno o en dos, pero preferiblemente requisan a aquellos jóvenes que se desplazan bien vestidos.

Un oficial de la Policía dijo que por lo regular las marcas de los tenis y de las vestimentas los delatan y que han apresado a muchos delincuentes solo por esos atuendos de identidad.

“El hombre de trabajo que se desplaza en una motocicleta lo conocemos al vuelo por la forma de vestir, pero el delincuente por lo regular tiene calzados, principalmente tenis, pantalones, camisas y t-shirt caros y eso despierta sospechas de los agentes”, indicó un oficial superior investigador. No obstante, apuntó que no pueden apresar a nadie por el simple hecho de que calza un par de tenis, una gorra y vestimenta costosa, porque para ello tienen que atraparlo en flagrante delito o contar con una orden de un juez, luego de que una persona afectada se querelle en su contra.

Se delatan ellos mismos

En los barrios de Santiago la gente se entera de inmediato cuando un joven anda en malos pasos, porque lo primero que hace es comprarse buenos calzados y ropas caras. A este respecto, José Francisco Consuegra, de la Coordinadora de Organizaciones Comunitarias de San José de la Mina y sectores aledaños, expresó que en los sectores populosos los vecinos por lo regular comienzan a sospechar de las andanzas irregulares de los jóvenes. Asimismo, comentó que muchos padres saben que sus hijos están en pasos malos, pero no los corrigen.

“Si un muchacho no trabaja, sus padres son pobres, no tiene familiares cercanos fuera del país y comience a vestir tenis de 7,000 y 8,000 pesos, gorras de 2,500 y 3,000, pantalones de 4,000, poloshirt de 1,500 y 2,000, una passola nueva y un celular moderno, hay que deducir que no está en nada bueno”, indicó.

 

Consuegra significó que como dirigente comunitario de uno de los barrios pobres de Santiago, y donde hay altos niveles delincuenciales, que por tiempo disminuyen y en otro aumentan, tiene experiencia de que la mayoría de los jóvenes que delinquen es para vestir a la moda.

 

“Las autoridades saben quiénes son, pero a veces se hacen de la vista gorda, aparte del Código Procesal Penal es una limitante, porque no pueden apresar a una persona por simple sospecha, tiene que ser en flagrante delito o con una orden de un juez”, comentó.

 

La psicóloga Josefina Medina declaró que la mayoría de jóvenes en los barrios que delinquen lo hacen más para vestir bien, que para usar vicios.

 

“En los barrios hay personas que viven cómodas, pero las hay muy pobres, y eso crea un ambiente de choque entre los jóvenes, que muchas veces los convierte en delincuentes”, indicó la profesional de la conducta.

 

 

COMETEN DELITOS

BUSCAN COMPETIR: La psicóloga Josefina Medina subrayó que es probable que un joven hijo de una familia acomodada en un barrio vista a la moda, pero otros que sus progenitores apenas consiguen para comer, no pueden hacerlo. Medina enfatizó que en vista de que quieren estar al mismo nivel de los hijos de los acomodados, esos jóvenes se dedican a despojar a personas de celulares, carteras y a cometer otros delitos para vestir bien. En su editorial de ayer, Listín Diario alertaba que “es un hecho que llama la atención que en muchos barrios pobres de la capital existan tiendas que suplen estos atuendos. Las hay que venden tenis hasta de 25,000 pesos, muy demandados por jóvenes a los que no se les conoce empleos formales y lícitos”. Justo en la misma edición de ayer martes, se retrata el perfil del sospechoso, tras advertir que “para muchos jóvenes metidos en la delincuencia en los barrios, usar tenis y gorras costosas se ha convertido en una símbolo de estatus”.