Peleas por tránsito dejan muertes Imprimir E-mail
Escrito por MIGUEL ÁNGEL ARROYO   
Miércoles, 28 de Junio de 2017 11:56

Salir ileso en un accidente de tránsito no es garantía de sobrevivencia en República Dominicana, pues todo va a depender de cómo reaccione el otro conductor. Tampoco está usted seguro con el vehículo estacionado, porque esto también genera discusiones y tiroteos.

En los últimos seis años al menos nueve personas han sido ultimadas a tiros por conductores enardecidos, en la mayoría de los casos porque sus vehículos fueron rayados por otros en accidentes y en disputas por estacionamiento, sea en residenciales o en plazas públicas.

La República Dominicana es el país con la mayor tasa de muertes por accidentes de tráfico, con 29,3 defunciones por cada cien mil habitantes, según datos de la Organización Mundial de la Salud en 2016. Mientras que las cifras oficiales locales, indican que el pasado año se registraron 12,809 accidentes de tránsito, donde fallecieron 2,122 personas.

 

El asesinato el pasado domingo de la señora Gregoria Bueno Cruz, de 38 años, es el hecho más reciente y que ha provocado consternación en la sociedad. Ella acompañaba a su esposo cuando el vehículo en que se desplazaban, en el barrio Katanga, en Los Mina, rayó la jeepeta de Henry Elberto Fortunato Ulloa, y de acuerdo con el informe policial, éste disparó e impactó a la dama con un tiro en la cabeza.

En un hecho similar, pero ocurrido el 5 de enero de 2015 en la carretera Higüey-Yuma, resultó muerta Dianeris Pérez Zabala, también de un disparo en la cabeza hecho por el conductor de una yipeta, que discutió con el chofer de un camión que le rozó su vehículo.

El presunto agresor fue identificado por la Policía como Guayubín Campusano Santana, y el conductor del camión como José Dolores Crispín, quien también resultó herido.

 

Aunque han pasado casi seis años, se mantiene fresco en la memoria de la gente la tarde del 3 de noviembre de 2011, donde fue asesinado de diez disparos el ingeniero Guillermo Moncada Aybar, por Rafael Emilio González Álvarez, tras sostener una discusión por un parqueo, en el sector Serrallés de la Capital. El imputado fue condenado a 18 años de prisión.

 

El 16 de septiembre de 2013, en la intersección de las avenidas Sarasota y Jiménez Moya, en el sector Bella Vista, del Distrito Nacional, el conductor de un vehículo mató a un limpiavidrios de un disparo, molesto porque intentó limpiarle el cristal. Días después, la Policía identificó al presunto homicida como Jhonnattan Onel Báez Guzmán, contra quien se dictó orden de captura internacional, tras supuestamente haber huido a Colombia.