Imponen un año de prisión preventiva a cura habría asesinado joven monaguillo Imprimir E-mail
Escrito por MIGUEL ÁNGEL ARROYO   
Jueves, 10 de Agosto de 2017 19:02

El Juzgado de Atención Permanente de la provincia Santo Domingo impuso un año de prisión preventiva al sacerdote Elvin Taveras Durán, acusado de haber asesinado a martillazos y puñaladas al monaguillo Fernelis Carrión, de de 16 años de edad.

El cura deberá cumplir la medida de coerción en el Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo-Hombres.

Freddy Carrión, padre del adolescente, dijo que se sentía conforme con la orden del juez.

Declaró que “una persona que hace una cosa así es un demonio, nunca estuvo en las cosas de Dios, nunca fue un sacerdote”.

Taveras Durán, quien dirigía la Iglesia Santa Cecilia, del sector Hainamosa, del municipio de Santo Domingo Este, es acusado de cometer el asesinato del monaguillo Carrión Saviñon.

De acuerdo al informe forense practicado al joven, éste falleció a consecuencia de dos martillazos contundentes en la parte de atrás de la cabeza y heridas de arma blanca punzo-cortantes.

Conforme se ha establecido, luego de ultimar al adolescente, el pasado 4 de agosto, el imputado montó el cadáver en un vehículo y lo lanzó en un matorral de Bayaguana, municipio de la provincia Monte Plata, donde días después fue encontrado por las autoridades.

Sostiene Cura era “extorsionado”

Previo a la audiencia, Miguel Liria, el abogado del sacerdote, reveló que su cliente fue extorsionado por la víctima, por lo que entendía que no debía ser encarcelado, sino que se le debió imponer presentación periódica e impedimento de salida del país.

De acuerdo con Liria, el fue contratado por el Arzobispado de Santo Domingo para representar legalmente al sacerdote. A su juicio, a el se le debió otorgar presentación periódica y colocarle impedimento de salida del país como medida de coerción.

 

Dijo que han sido violados los derechos del Padre Elvis porque lo investigaron a pesar de que no había un abogado presente y de que hay un precepto constitucional que señala que un acusado de un delito es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

 

Al igual que en la víspera, el sacerdote se negó a ofrecer declaraciones a los periodistas.